SOÑÉ

Los campos yermos,
los huertos vacíos,
el sol ya no brilla
y nos congela el frío.
Todo son prisas,
llantos, suspiros.

Los rostros tan tristes
y ensombrecidos
de los pequeños sin madres,
sin leche y con cuerpos heridos.

Los famélicos perros
huyen miedosos
de todo el gentío,
los tanques, las balas
y de aquellos gritos.

Solo hay caos,
todo es baldío,
esto me aturde,
¡pero qué ruido!
Son bombardeos,
este estruendo me ha sorprendido.

No oigo ya nada,
ahora he caído
y no veo ni siento,
todo se ha ido.

De pronto…

Las nubes se marchan,
hay agua en el río,
podemos sembrar
y esperar a que espiguen
el maíz y el trigo,
veo amapolas, rosas y lirios.

Puedo sentir el aroma del pino,
resina, jazmines,
lavanda y olivo.
Ya hay tulipanes
y los tréboles brotan
por todos los sitios.

Todo está verde,
hay aroma en la brisa,
el sol brilla fuerte
y me abriga el sentido.

Ríen los niños,
escucho canciones
por aquellos caminos
donde antes oía sollozos y gritos.

Cuánta belleza,
todos se abrazan,
corren y bailan al
son de las danzas,
comen y cantan.

Y otros en cambio
van despacito,
disfrutando el aroma
del heno y espino.

Todo es alegría
color y esperanza,
los cielos azules
prometen bonanza,
se siente la paz,
se escucha la calma,
cómo llena y desborda
la aurora en mi alma.

¿Pues qué es lo que ocurre?
¿Qué turba mi calma?
¿Qué son estos ruidos?
Es el ulular de sirenas,
son bombas, zumbidos.

¡Qué desesperanza!

Ya no hay alegría,
no hay agua en los ríos,
no hay siembra en los campos,
ni flores, ni nidos,
no queda esperanza.

Donde estaban las dunas
ahora hay vainas de balas,
sangre y hastío.

Y es que yo…

tan solo dormía,
tan solo soñaba.
Mi alma se quiebra
al ver la desdicha
de una guerra por lucros,
una guerra sin causas.

Yvonne Torregrosa

Publicado por POETAS EN LA NOCHE

Nací allí por las Américas, al otro lado del charco, pero fueron cosas del azar, mi padre capitaneaba barcos y allí fue mi familia a parar. Me siento de España, de Madrid por que aquí vivo, por mis venas corre sangre Gallega , la del Ferrol amado de mi madre y por amor, soy de muchas otras partes... Mi amor a la poesía, me lo dejó Gustabo Adolfo Bécquer, pero en realidad fue una gran amiga, la que me presentó a ese mágico para mi, poeta. Los libros, las letras..., desde pequeña en el colegio, inventando obras de teatro, que de entretenimiento tanto nos servían en el patio. Después, un lapso. Y entre el tiempo mientras pasaba mi vida, la familia y el trabajo, también trabajé en teatro; no fue por supuesto nada por lucro, fue una bonita historia que con mi grupo comparto, mas de 60 representaciones por Madrid, hicimos llorar y por supuesto reír y mucho, por cierto y con eso me conformo, los agradecimientos del público, los abrazos y los besos. ahora, en esta otra etapa de mi vida, con algo más de calma física, Bécquer, me recuerda que está ahí en la estantería, con muchos más amantes de la poesía y yo los veo... ahora en mis ratos, escribo y aquí estoy, para compartir lo mio.

13 comentarios sobre “SOÑÉ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: